AL AMAZOONICO SE CUIDAN ANIMALES SILVESTRES

La vida de este trozo de selva tropical húmeda del Napo cambio para siempre cuando recibió esta persona de visita. Hace mas de un cuarto de siglo, Angelica, una suiza, visito la selva con una otra pareja extranjera y con Remigio, un guía indigeno (nacionalidad Kichwa) . Sorprendidos de no ver muchos animales, tuvieron la idea loca de emprender a proteger la selva para que regresen los animales. Poco a poco, con el soporte de donantes del mundo entero (cooperativa suiza GSR), bloques de selva primaria y secundaria fueron comprados a dueños extranjeros y protegidos bajo ley. Se llama Selva Viva, del mismo apellido que la ONG que maneja los proyectos turísticos, el AmaZOOnico. Ahora son 1750 hectareas protegidas, a pesar de varios obstáculos administrativas y legales por parte de las autoridades.

En paralelo, nació el centro de rescate de animales silvestres AmaZOOnico en 1993. Con la contribución de cientos de voluntarios, este centro de rescate ha logrado liberar miles de animales a la vida silvestre. El objetivo es de rescatar y cuidar los animales maltratados y/o abandonados productos del comercio ilegal (dados por las autoridades del Ministerio del medio ambiente). Cuando las condiciones están reunidas, se liberan los animales a la selva protegida a través de un protocolo de transición. De esta manera, volvieron de nuevo unas especies desaparecidas como el mono arcilla o el guacamaya roja, u otras en peligro de extinción como la boa, el ocelote.
Cuando llegaron estos primeros turistas conscientes, el área se quedaba bastante quieta. Pero amenazas como tala ilegal, minería y caza sobrexplotaba sus recursos de aquellos los animales. De esta protección, se conservan hectáreas de selva con la vigilancia de 2 guardabosques. Nuevas amenazas como la extracción de oro poco artesanales con químicos están destabilizando la paz de este refugio silvestre.

Al contrario de otros centros de rescate, AmaZOOnico cuida mucho los animales con el apoyo de una bióloga y una veterinaria. Ademas de trabajar al mínimo durante dos meses, los voluntarios apoyan el centro pagando para su comida y estancia (unos 250 $ USD, 50% para ecuatorianos). Pero parece que vale realmente la pena para pasar unos tiempos en este paraíso verde ayudando para un causa buena. Se lo puede ver en los ojos de cada voluntario, que a pesar de la humedad permanente y del calor, son activistas felices de la naturaleza y los mejores embajadores de esta causa por afuera. El turismo también sostiene al centro, de las visitas o indirectamente desde la Liana Lodge (ver abajo). Cada una de las 9000 visitas anuales (entre 2 y 4 $ USD por persona) contribuye al futuro de este refugio de fauna. También se puede concientizar los turistas y jóvenes al tema de la conservación y de los animales silvestres, para que divulguen mensajes de no guardar ellos como mascotas.

Llegan mas y mas animales de las afueras o de otros centros cerrados. Viene el dilema cuando unas veces no se puede recibir ellos en buenas condiciones, en la cual situación prefieran rechazar la oferta, como me lo explica la coordinadora Sarah.

Nunca podemos decir « si » si no hay condiciones de recibirlos bien.

De los que si se aceptan en el centro, la mitad se van a quedar toda su vida en el centro porque están muy dependiente de los seres humanos o están discapacitados para sobrevivir en el bosque. Un cuarto van a morir ya que llegan en muy mal estado. Los animales del otro cuarto van a repoblar la selva. El proceso de reintroducción es largo. Pasando por aulas de varios tamaños, tratan de crear grupos sociales entre especies. Cuando están listos para liberar, van en un punto de reintroduccion mas aislado con la presencia de un solo voluntario. Siguen un cambio de alimentación para fomentar el instinto de búsqueda por la selva. Después se liberan en grupos y se monitorean. Los animales con comportamiento agresivo estan aislado en el Alcatraz de los monos : Monkey Island.

El proyecto Selva Viva contribuye a proveer una alternativa a las comunidades Kichwa y Waorani al talar el bosque o cazar. Emplea a guías por los senderos, trabajadores para construcciones, guardabosques. Los alimentos de los animales vienen de la isla vecina. Los locales pueden visitar el sitio sin compromiso. Una tienda de recuerdos del AmaZOOnico vende artesanías con ganancias al 50% del precio de venta para los artesanos indígenas (entre 20 y 80%). Una escuela poliglota fue construida al principio del proyecto para incentivar el cuidado de la naturaleza y capacitar los locales para guiar turistas.

También Runa Huasi Lodge et Liana Lodge participan a la simbiosis del proyecto. La segunda cuenta con 5000 noches por año, repartidas en 38 habitaciones en 9 cabañas. Las ultimas son construidas en madera local, proviniendo de arboles caídos. Muy hermoso! La lodge provee visitas guiadas a localidades Kichwas o por los senderos del bosque de Selva Viva. Emplea a 15 miembros Kichwas locales : guías, cocineros, secretaria, limpieza… 30% de los beneficios generados financian el AmaZOOnico. Del tema del uso sostenible de recursos, la lodge usa un pozo séptico para las aguas servidas. Por la esencia del lugar, hizo a propósito de restringir el uso de electricidad, prefiriendo alambres para los visitantes. Solo la parte administrativa y la cocina usan electricidad viniendo por cable de la comunidad vecina. Energía micro-hidraulica no seria una buena idea, tanta agua hay?

Publicités

Une réflexion sur “AL AMAZOONICO SE CUIDAN ANIMALES SILVESTRES

Share a Comment!

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s